Este blog ha sido abandonado. En 15 segundos se te redirigirá a mi nuevo sitio en internet: www.ftejada.es

20.10.09

Tazas y curvas

tazas

Hay dos tazas de Ikea encima de la mesa. Cincuenta céntimos cada una. Verde y morada; o algo así. Las he puesto una girada respecto a la otra. Ya no son tazas, son un sutil juego de curvas. Las tazas casi se acarician, se sienten cerca pero no se tocan. Me gusta mirar la curva que hacen y el punto en el que la distancia entre ambas es mínima. Podría calcularlo, pero sería demasiado frío, sería despojarlas de su vida y reducirlas a un mísero dato. Lo importante es lo que se dicen, lo que expresan al que las mira; la delicadeza con la que se aman. Hay algo de Arquitectura en ello. El momento antes del beso, antes de la caricia. Cuando el deseo es más intenso, antes de ser consumado por el mundo físico; cuando todavía es un impulso espiritual, salvaje, un instinto del alma. El camino, la búsqueda, la mirada.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Tan fabuloso como siempre ^^

PD: yo tb tengo tazas de esas, pero en azul ^^

Mile baci

TSUYU

Ingenuidadeser dijo...

Yo una negra y otra blanca...

Anónimo dijo...

Muchas cosas se me ocurren.

Me gusta mucho este post. Quiero decir que tengo dos preferidos de todo tu blog. Uno en el que hablas de la Arquitectura, que es genial en desarrollo de contenido, y otro es éste. Me agrada bastante la sutilidad que subyace. Levedad y realidad. Realidad y material. Lo que no se ve y lo que se puede tocar. Lo que no se puede agarrar, pero se ve. Dos mismas partes intrínsecas de la realidad.

Podría añadir un dato curioso.

Cada una de las tazas posee la misma forma si las observamos dispuestas con su base reposando sobre una superficie plana y paralela al suelo.

En cambio, al invertirse la disposición de una manteniendo una segunda fija como referencia, hemos observado que una adquiere la forma antisimétrica respecto a la primera. Bien, hasta aquí no he añadido nada nuevo.

Me ha llamado bastante la atención, al igual que a tí, que hay un punto, en el que la distancia entre ambas parece disminuir. El dato curioso, para mí, es que aparte de no ser un punto aleatorio de toda la función que describe esa curva, es el punto de inflexión de cada una. Es el punto en el que cambia la curvatura. Recuerdo cómo se hacia el estudio de los signos de curvatura de una función conforme a sus puntos máximos y mínimos, ahora, en estructuras adoptamos de forma arbitraria denotar por positiva si la curvatura de la deformada es cóncava, y negativa, si es convexa.

Curiosa aproximación, pues, la que realizan estas dos figuras dispuestas de tal modo, que la forma cóncava-convexa de la primera se complementa con la convexa-cóncava de la segunda. Se complementan siendo antisimétricas, y se aproximan. Son contiguas, adyacentes, y, ¿no os resultan así más afines?.

Si por el contrario nos las imagináramos cercanas la una a la otra pero en modo simétrico (primera posición), existiría un desequilibrio visual importante, contacto material en el arranque de la curva y un distanciamiento progresivo, siendo máxima la distancia entre ambas en sus bases. No parecería ser muy proporcional el modo en que se relacionan:

Mucho contacto vs Abismal alejamiento.

En cambio, choca que su posición ¿Natural? para la que han sido diseñadas sea la primera.

Si las usamos para beber se relacionan en un punto, por ejemplo en el acto de brindar, "chin-chin", si nos limitamos a jugar con sus posiciones disfrutamos de su comprenetración visual.

Las matemáticas están en todas partes. Y no son frías, están vivas, mejor dicho, dan vida. Son cálidas y llenas de curvas.

¿Cómo nos relacionamos? Preciosa alegoría al amor, instante previo, amor inmaculado, perfecto en su quietud rebosante de inquietud.
¿Contradicción?.Estados antagónicos formando una unidad aparentemente carente de imperfección.

Por eso creo queda patente en esta abstracción que dos seres iguales nunca pueden llegar a compenetrarse, que dos seres distintos pueden complementarse en reciprocidad. De ahí que en la diversidad esté la vida.

Y creo que la amistad tiene mucho que ver con este tema.

Un abrazo, y un placer leerte de nuevo,

Paula.

Anónimo dijo...

esta entrada ha sido extraordinaria.
simple,clara, directa y cálida.
pocas palabras.
una imagen que lo representa todo.

explicarlo está de más.


P.D. siempre que paso por aquí le doy de comer a tus peces, pero no crecen nada :(

Anónimo dijo...

Anónimo no sé quién eres, pero no he explicado nada, he reflexionado en voz alta para mí misma, sólo que en lugar de hacerlo sola, lo hago escribiéndolo, para mi amigo porque lo tengo lejos.

Paula.

Anónimo dijo...

Aún más:

Si mi amigo estuviese cerca, seguramente esperaría a encontrarlo por la escuela y comentarle este dato que me ha parecido curioso en su post, disfrutaría más, creeme, al tenerlo más cerca y disfrutar su compañía, al comunicarme en persona. Por lo que destinaría este medio, para, una vez más, celebrar su capacidad de síntesis, su agudeza visual, su delicadeza escrita, su inteligencia a modo de felicitación escueta. En cambio, reflexiono en su propio espacio porque así lo siento más cerca. Si te ha molestado mi explicación, espero que te haya sido útil mi aclaración.

Paula.

Tejada dijo...

P, no tienes que dar explicaciones a nadie de lo que haces, dices y escribes. Este espacio es tan tuyo como mío. Me encanta tenerte por aquí. Te echo de menos. Espero poder hablar pronto contigo sobre esto. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Uy, lo siento, no era esa mi intención.

De hecho no había leído tu primer comentario.
Me gusta ir de blog en blog y a veces dejo huella de mi paso.

No me ha molestado tu explicación por lo tanto no me ha sido útil tu aclaración.

Considero éste un espacio, en el que todos podemos opinar. Pero ahora parece ser más tuyo que mío. La próxima vez pensaré en voz alta y no escribiré, por aquello de la susceptibilidad.

No escribiré pero seguiré dándole de comer a los peces a ver si engordan, crecen o tienen hijos.

Anónimo dijo...

No tienes que sentir nada, mi intención era aclarar mi post, pero mi amigo tiene toda la razón, no tengo que dar explicaciones a nadie de mis actuaciones.

No muestro susceptibilidad ante un escrito que lo firma la palabra llamada Anónimo. De modo que creo que la diferencia estriba en que Explicar, comunicar, interaccionar con el medio, no es mostrar susceptibilidad, es participar por expreso deseo y disfrute propio.

¿Y dices que por aquello de la susceptibilidad no vas a volver a escribir? Me entristece esta idea. Reflexiona, porque creo que estás en un error.

No entiendo: "Pero ahora parece ser más tuyo que mío."

P.D: Los peces engordarán y tendrán tantos hijos como tu imagines.

Te echo de menos Tejedor de pensamientos cruzados.

Para todos los demás visitantes de este ágora virtual, saludos cordiales siempre!!! :D

Publicar un comentario

Por favor, intenta utilizar una escritura correcta y clara.