Este blog ha sido abandonado. En 15 segundos se te redirigirá a mi nuevo sitio en internet: www.ftejada.es

20.9.09

Me voy

6:52 de la mañana. No puedo dormir. He tenido una pesadilla, me he levantado sobresaltado. Estaba muerto de frío. No sé si ha sido un mecanismo de mi cuerpo para pedirme que me abrigase o un mal presagio.

Dentro de dos días parto para Pavía, para todo el año. Todo lo que conozco va a desaparecer y sólo permanecerá en mi memoria. Algunos objetos como testimonio de que fue real... e Internet. Parece que me hubiesen dado la Erasmus ayer. Hasta hace nada he tenido la mente ocupada con exámenes, pero después de hacer el último se me han amontonado todos los pensamientos. Ha pasado un huracán por mi mente.

Me voy. 14ºC hace en Pavía ahora mismo según Google.

empezando a darme cuenta de lo que voy a hacer

14.9.09

El lazo verde

Es domingo y es muy tarde. Todos duermen ya. En la calle hace frío, hoy ha llovido. Mañana enviaré una Carta.

Estepa cambia, evoluciona, se adapta. Las calles del centro, el castillo... II Fiestas Santiaguistas, Jose y su puestecillo y sus juegos, la gente arreglada (¿estaba rota?).

Desde la Alcazaba pueden verse muchos pueblos en el valle, y Sierra Nevada. De noche se ven luces a lo lejos, en un mar negro. Y la Luna. Me gusta pasear por el Cerro, este fin de semana está muy concurrido, hasta hay cola para subir al Torreón...



Hoy me voy a dormir pensando en mi abuela Felipa. Sus conversaciones, sus recuerdos, su vida. Cuando me habla intento imaginar lo que ve en su mente. ¿Cómo sería su casa? ¿Cómo sería de pequeña? Mira al vacío, está viendo lo que me cuenta, está dentro de su recuerdo. Lo imagino todo en blanco y negro, ¿habría colores? Se mueve como si estuviese allí, mira a un lado y a otro, donde estaba su madre, donde había una silla. Parece volverse más joven al interpretarse a sí misma de niña. La imagino siempre con un lazo verde en el pelo, el lazo de esa historia en la que de pequeña una mula le mordió el pelo al confundirlo con una hoja de lechuga. La imagino con el lazo verde, pero con el pelo blanco y el vestido negro. Imagino a su madre y a su padre, a mis bisabuelos. Sus palabras se forman en mi mente de una forma diferente a como están en la suya, pero las emociones son las mismas. Ella tiene esa capacidad de transmitir emociones que sólo el tiempo puede dar.