Este blog ha sido abandonado. En 15 segundos se te redirigirá a mi nuevo sitio en internet: www.ftejada.es

30.5.09

30.V.09 Tres medidas para recargar fuerzas

Primera medida: salir a la calle
He quedado con Salud en la puerta del Museo Arqueológico, dentro del parque de María Luisa. Hemos entrado en el museo y después hemos paseado por el parque. Me ha sentado bastante bien.

Segunda medida: actividad cultural
Mi amigo Capitán va a venir con unos amigos a un concierto de Carlos Chaouen a la sala Malandar. Voy a ir con ellos. Vienen de Estepa; llegan a las 20:30.

Tercera medida: estar en familia
Mañana vienen mis padres y hermanos. Pasaremos el día en un parque. Comeremos, charlaremos, jugaremos...

Creo que con estas tres medidas el lunes estaré más animado y con fuerzas para afrontar la semana.

29-30.V.09
El fuego helado no se puede apagar con agua

He pronunciado su nombre en voz alta, junto a ella. Le he prenunciado su nombre. ¿Le habrá impactado tanto a ella como a mí? La he llamado.

He estado junto a ella, a un metro, menos. Han sido minutos, nanosegundos para mí, ¿eternidades para ella? ¿Cómo puede ser que me siga afectando de este modo? Ya pasó. Pasó hace años, ¡años!

Al menos yo estaba tranquilo, es un paso. Ya casi no pienso en ella. Cada vez es más irreal, un espejismo en la niebla de mi memoria. Cada vez existe menos, está más sepultada bajo montones de oscuridad, tiempo y esfuerzo. Pero sigue teniendo la fuerza de resurgir de las cenizas y prender toda mi red neuronal con su fuego siempre helado. Quema de frío, pero quema.

Hay que seguir trabajando. Elaborando la estructura química del material que la encierra y encapsula en mi mente. Cada vez más duro, hasta el adamantium. Siempre dentro de mí, pero cada vez más aislada. Poco a poco voy cortando los brotes que me inundan y se entremezclan con las fibras de mis músculos. Sus brotes. Antes árbol fuerte y frondoso, ahora tallo débil. Al tiempo que la podo me podo a mí mismo. Al tiempo que la voy reduciendo, me siento más pequeño. Ella es tan parte de mí como yo mismo.

29.5.09

29.V.09 Edificio rojo, pantalón rojo

Acabo de estar sentado junto a ella. Estaba angustiada de tenerme a su lado.

He llegado a la sala de informática del Edificio Rojo de Reina Mercedes. He cogido un puesto, he escrito un correo, lo he mandado. He sacado la tarjeta de la Universidad de Sevilla de la torre, y cuando iba a irme, de reojo, la he visto. Ahí, ELLA, sentada en el ordenador de al lado. Mirando fijamente a la pantalla. Pantalón rojo y converse rojas. Siempre le sentó muy bien el rojo.

Ya me había visto, creo, hacía un rato.

Entonces ha llegado mi amigo y se ha puesto en el mismo ordenador que estaba yo. Sin darse cuenta de nada de lo que estaba pasando. Él no sabe quién es ella ni lo que significa para mí.

Me he sentado entre los dos, mirándola, dando la espalda a mi amigo que estaba embobado en su mundo virtual.

- "Hola, no te había visto".

Silencio.

- "Hola Macarena, no te había visto antes".

...

Estaba tensa, yo albergaba la esperanza de que no me hubiese visto, por estar muy concentrada en su trabajo, y actuase así, ignorándome, por alguna razón lógica.

En eso ha emitido un sonido que no he alcanzado a entender. Un sonido apenas audible, sin siquiera gesto en el rostro, sin mirarme. He querido interpretarlo como un "hola, estoy aquí, y sé que estás ahí". No me he atrevido a interpretar nada más.

He estado mirándola; sus ojos, en escorzo, relucientes y flamantes, fríos y ardientes. Aún conserva ese fuego helado. Morena ahora.

Tensa por mi presencia. No consigo adivinar el origen de la tensión, ¿miedo? ¿desprecio? No consigo conformar una idea, un argumento, que la empuje a comportarse de ese modo. No lo entiendo.

He seguido mirándola, en silencio; expectante de una respuesta o un gesto amigable; me he sentido niño pequeño que espera algo con ilusión. Pero no se ha movido. Por un momento he pensado estar junto a la escultura de una Atenea, fuerte, guerrera y fría. Una escultura del mármol pentélico más puro con la dureza del diamante.

Al poco tiempo, demasiado poco, se ha ido. Ha recogido las cosas torpemente, deprisa. Las ha confinado en su mochila azul y se ha largado.

- "Hasta luego Macarena".

Silencio rápido.

¿Le he dicho hasta luego?

Mi amigo Ramón sigue en el ordenador sin percibir nada. No le he dicho nada, y como nunca leerá esto nunca sabrá lo que ha ocurrido en su presencia.

27.5.09

27.V.09

A estas alturas del bloc sé que voy a suspender PIV. Faltan muchos dibujos y planos que están en hojas sueltas, servilletas, o archivos .dwg. Creo que he trabajado. En este proyecto sí he trabajado, y se puede demostrar, en parte, con este bloc. Quizá los resultados de este trabajo no sean los apropiados para aprobar, quizá no sean suficientes; pero sé que he aprendido. En este ejercicio de proyecto he reflexionado sobre muchas cosas y he relacionado muchas áreas de conocimiento de mi disciplina la Arquitectura. Este proyecto también es especial por haberme acompañado en una etapa de cambio muy importante en mi vida y en mi formación... Me doy cuenta de que me estoy poniendo ñoño y no me apetece. Son las 13:41 y estoy sentado en una mesa del Barros. Todo está conectado, todo está en equilibrio. Voy a suspender y me siento bien.

25.5.09

24-25.V.09

Escribir para evadirse. Eso hago: escribir para evadirme; si puedo. Hay veces que la realidad te golpea en la cara, o en la pared. Son las dos de la mañana y no puedo dormir. No. Esta noche tampoco puedo dormir. Esperaré a no oír nada tras el muro para poder cerrar los ojos y detener mi imaginación. Cuando hablo de esto suena a broma y lo olvidan. Y pasan. He pensado tomar medidas, escuchar Incontables a toda voz, o ver un miting de Aznar también a toda potencia, para que se oiga, que se sepa desde la calle lo que estoy viendo y sobretodo, oyendo. Pero creo que sería pasarme, un poco. ¿Libertad? La libertad de uno acaba donde empieza la del otro, y llevo bastantes noches sin dormir bien. Tengo clase a las ocho.

24.5.09

Las no conversaciones con Nieves

¿Qué es una conversación? Todos pensamos sin duda en un proceso que se da entre dos personas y que, pese a su amplitud y su posible inconclusión, posee no obstante su propia unidad y armonia. La conversación deja siempre una huella en nosotros. Lo que hace que algo sea una conversación no es el hecho de habernos enseñado algo nuevo, sino que hayamos encontrado en el otro algo que no habíamos encontrado aún en nuestra experiencia del mundo. (...) La conversación posee una fuerza transformadora. Cuando una conversación se logra, nos queda algo, y algo queda en nosotros que nos transforma. Por eso la conversación ofrece una afinidad peculiar con la amistad. Sólo en la conversación (y en la risa común, que es como un consenso desbordante sin palabras) pueden encontrarse los amigos y crear ese género de comunidad en la que cada cual es él mismo para el otro porque ambos encuentran al otro y se encuentran a sí mismos en el otro.
H.G. Gadamer

leído en: Gmail (sin asunto) n.s.a. para usuario

polladastejeriles003

Pongo un trozo de la serie de minivideos "polladastejeriles y otros sucesos" que se ha rodado esta tarde en El Adentro; sede del grupo de personas desequilibradas al que triste e irremediablemente pertenezco (os voy a echar mucho de menos en Pavía retoños adentreños):



a tomarse la vida con un poco de humor :D

22.5.09

21-22.V.09 Un poco sobre Oumkel

Demasiado guapa. Su belleza inunda mi mente, y me pierdo. No puedo mirarla, me duelen los ojos. Me duelen sus ojos. Su piel suave y morena curvándose en una armonía compuesta para la locura. Su belleza da miedo. No puedo mirarla sin sentir miedo.

Miedo de su belleza extraordinaria y de su mente. De su mirada penetrante, interrogante. De su dulzura y su voz. De su educación y sensibilidad. De su existencia.

Ideas bien estructuradas, humildad sobrecogedora, curiosidad insaciable y humor desenfadado. Risa, sonrisa.

Hoy la he visto bailar, fundir su cuerpo con música, fundir su cuerpo con el aire que respiro.

Daría mi vida por ella. Pero es demasiado hermosa, y me da miedo.

21.5.09

Un comentario de P

P dice que escribo igual que Manuel Vilas. Una noche le dejé un libro suyo, Resurrección, y le encantó. A mí también me encanta. No creo que escribamos igual. Yo escribí antes de leerle, y él escribe desde antes de que yo naciese.

"Un libro moderno, de poesía antilírica, emotiva, que incorpora la temática urbana, con sentimientos de gran ternura." Escribe un/a anónimo/a en la contraportada, debajo de la lámina de plástico invisible.

Habla de asuntos cotidianos a través de un filtro extrasensible. O mejor, escribe desde la sensibilidad sobre los temas que le inquietan, pero apoyándose en la cotidianidad. El sexo, la muerte. Me recuerda a mi maestro de Arquitectura. En realidad se parecen, hasta físicamente. Creo que deberían conocerse, si no se conocen ya.

Las manos de las cajeras
Sólo dios sabe por qué se me regaló el don de aprenderme de memoria las manos de todas las cajeras que me han atendido y cobrado alguna vez en mi vida. Es un don inexplicable, frenético cautiverio de los ojos. Cajeras del Carrefour, del Sabeco, de Alcampo, cajeras de todas las tiendas que he visitado, llevo vuestras manos en el disco muy duro de mi memoria. Manos grandes, pequeñas, manos tristes, alianzas, adornos, uñas de todas las formas y de todos los colores, venas bajo la piel, manos atadas a una máquina registradora, manos cansadas, uñas rotas. Falanges señaladas para trabajos poco señalados. Manos siempre pulcras, manos a veces de una belleza fulminante. Manos inesperadas. Siempre que voy con el carro de la compra, y dejo el azúcar y las galletas en el mostrador, y comienza la cajera el rito de coger con sus manos mi compra, me invade una rabiosa melancolía: miro esas manos que cogen lo que compro, esas manos esclavas, las mías que también lo son, las mías que sacan billetes de una cartera, las manos de ella, con sus uñas pintadas (he visto cien mil uñas encerradas en cien mil colores), los cambios, El Rey de España pasando de mano en mano, ausente él también con su efigie narcotizada, las estúpidas galletas, la abundante azúcar. Y es entonces cuando actúa mi memoria. Allí donde sólo hay manos muy baratas en trabajos muy duros, yo me aprendo esas manos muy de memoria: dedo a dedo, alianza por alianza, uña a uña, cada falange, cada vena abandonada a su suerte, cada pliegue de la piel, cada forma delicada de los dedos.
Manuel Vilas. Resurrección

Portada de Resurrección

18.5.09

Mario Benedetti

Era un gran hombre. Es un gran poeta.
Recordémosle siempre con cariño, leámosle siempre.



17.5.09

Estudiantes 2.0

5:15 de la mañana. Algunos pájaros cantan ya. Sábado noche, o domingo por la mañana, ¡uff! Y yo aquí delante del ordenador. Gab está sentado en el banquito negro, mirando Ikariam. Una botella de Coca-cola agotada junto a la que ahora nos protege del sueño. Laura está en Huelva, espero que esté bien. Un hielo flota en mi vaso negro, y el cursor parpadea, esperando; exigiéndome más letras.

El

tiempo

va

lento.

Muy

lento.

Cada

vez

más

lento...

Julieta Venegas. Isabel, la catalanita separatista guapa. Qué dolores de cabeza.

Hago cosas para entretenerme. Hago webs; pero estos días la palabra web es tabú. Según dicen algunos he sido yo. Son tiempos de guerra, para algunos. Para mí son tiempos de expresar, de abrir brechas en el tiempo y en las densas capas de neblina oscura. Hay una brisa que disipa, que refresca. La hemos llamado estudiantes 2.0, somos muchos, somos muy diferentes, y eso me alegra, me llena. El debate, el diálogo, el intercambio, el aprendizaje... estos días soy feliz.
estudiantes 2.0

15.5.09

Me gusta

No me gusta sentirme indefenso. Me gustan sus ojos. No me gusta que mi cuerpo reaccione de una forma tan fuerte ante una persona que acabo de conocer. Me gusta su pelo. No me gusta lo que pienso cuando esa persona está cerca. Me gusta cómo me mira. Se supone que ya había superado ese estado; aproximadamente a los diecisiete años... No me gusta no saber cómo reaccionar. Me gusta cuando me habla y se queda esperando una respuesta. No me gusta no saber qué decir. Me gusta pensar que ella tampoco sabe lo que pensar. No me gusta temblar. Me gusta que me sorprenda siempre. No me gusta imaginar escenas en bosques y orillas de lagos. Me gusta cómo se mueve. No me gusta ver playas y lunas en mi mente. Me gusta cuando se ríe.

No me gusta porque temo que a ella tampoco le guste.

Morfología del Humor

Ya han acabado las conferencias. Cuatro días intensísimos dedicados exclusivamente al humor. Filósofos, profesores, escritores, periodistas... todos los ponentes de letras, y hombres excepto una, a la que no vi. He echado en falta a mujeres, a técnicos, ¿es que no tenemos humor los de ciencias? A decir verdad las jornadas han estado bastante bien. Me llevo grandes momentos, profundas reflexiones y caras y sonrisas.

Algunos nombres son Germán Payo, Javier Krahe, José María Pérez Orozco, José Antonio Pérez, Jorge Rodríguez López, y David Pastor Vico, al que tampoco pude ver en su 'diálogo' con Manu Sánchez, pero como ha sido el presentador de las jornadas puedo decir que es un tío grande, muy grande, en más de un sentido.

morfologiadelhumor

Germán Payo me ha enseñado técnicas de risa; cómo reír manque nos pase algo grave, me ha enseñado cómo ha llevado esas técnicas al colegio donde trabaja con los niños. Javier Krahe me ha impresionado con sus letras, con su juventud galán y con su alma roja. Hablando de penes y brujería, enlazando todos los aspectos de su vida y vertiéndolos en su música. José María Pérez Orozco me ha reafirmado en mi andaluz, en mi estepeño, en mi 'e'. Ha cantado coplas y recitado poemas, en andaluz. Científico, estudioso, y humilde. A salvo en su venta con su gorrilla. José Antonio Pérez me ha mostrado cómo es posible reírse de Dios, del Rey y de E.T.A.; de la utilidad y necesidad de la risa en los asuntos más escabrosos, de la libertad imperante en internet y de las redes de blogs y sus repercusiones. Jorge Rodríguez López me ha maravillado con su léxico y sus largas oraciones, con sus tangencialidades y su dura crítica. Hiperrealismo puro. Sobre la necesidad del terrorismo intelectual. David Pastor Vico me ha mostrado un ejemplo de esfuerzo y trabajo, de filósofo irónico y divertido; de niño grande, grande.

Gracias a Corchea 69 por organizar estas actividades en el seno de una universidad cada vez menos crítica y estimulante y más aburrida. Gracias por generar parcelas de tensión intelectual en un mar de pasividad. Os conocí en Factor Humano 2009 en alguna ponencia, y ahora en Morfología del Humor IV. Espero seguir conociéndoos en más ocasiones, aprendiendo y participando de vuestro proyecto:
Corchea69

11.5.09

11.V.09 Ángel González


TODO AMOR ES EFÍMERO

Ninguna era tan bella como tú
durante aquel fugaz momento en que te amaba:
mi vida entera.


MIENTRAS TÚ EXISTAS
Mientras tú existas,
mientras mi mirada
te busque más allá de las colinas,
mientras nada
me llene el corazón,
si no es tu imagen, y haya
una remota posibilidad de que estés viva
en algún sitio, iluminada
por una luz cualquiera...
Mientras
yo presienta que eres y te llamas
así, con ese nombre tuyo
tan pequeño,
seguiré como ahora, amada
mía,
transido de distancia,
bajo ese amor que crece y no se muere,
bajo ese amor que sigue y nunca acaba.

6.5.09

Mi mesa cojea: entrevista exclusiva a Dios

Acabo de descubrir un blog fantástico y tengo que compartirlo: mi mesa cojea, por Jose A. Pérez, un excelente escritor en claves de humor. Ha sucedido cuando investigaba a los ponentes de las conferencias del Congreso Morfología del Humor que se celebrará la próxima semana en Sevilla. El texto es un refundido de Entrevista exclusiva a Dios (I) y Entrevista exclusiva a Dios (II). No tiene deperdicio.



Aún no salgo de mi asombro.

Hará una semana, estaba yo en la ducha cuando oí ruidos procedentes del salón. Y se supone que estaba solo en casa. Me entró pánico, pensé que quizá habían entrado a robarme. Me puse una toalla alrededor de la cintura y cogí la plancha para el pelo de mi chica con intención de usarla como la primera arma defensiva marca Rowenta de la historia.

Abrí la puerta del baño convencido de que iba a encontrar a dos señores en chándal cargando con mi televisión. Pero no fue eso lo que vi. Ni mucho menos.

Mediría metro noventa. Ojos azules. Morena, media melena. Completamente desnuda, muy pálida. No tenía vagina. Pechos sí, pero no pezones. Olía a mar y toda ella resplandecía tibiamente. Es difícil describir lo que sentí en aquel momento. Fue como si las puertas de mi alma se abrieran de par en par, y lo único que acerté a decir fue:

“No eres el repartidor de Eroski, ¿verdad?”

Ella me miró y, sin mover los labios, me dijo:

“Soy tu Creadora. Y vengo a concederte una entrevista.”

Le pedí un minuto. Me vestí a toda velocidad, silencié el teléfono y, cuando volví al salón, Ella estaba sentada en el sofá, hojeando un País Semanal de hace un par de semanas.

JOSE: ¿Le gusta?

DIOS: Me gustaba más la maquetación de antes.

J: A mí también.

D: Lo sé.

J: Por supuesto. ¿Le importa que fume?

D: Para nada. El tabaco te acerca al cielo.

J: Eso dicen. ¿Cómo debo llamarla?

D: Dios está bien.

J: Y bien, Dios, ¿a qué debo semejante honor?

D: El honor es mío.

J: Vaya, eres muy modesta.

D: Yo inventé la modestia.

J: Cierto. ¿Sabe?, me ha sorprendido que sea usted una mujer.

D: Bueno, éste cuerpo sólo es una proyección. Mi verdadera forma es tan hermosa que te volvería loco.

J: Ésta forma ya me vuelve loco.

D: ¿Estás coqueteando conmigo?

J: No, para nada, perdón. Sólo quería poner de manifiesto que… Eh… No soy digno de que entres en mi casa.

D: Ahórrate los cumplidos y empieza la entrevista.

J: Vale, perfecto. Perdón. Sólo estaba calentando un poco. Es que no sé por dónde empezar.

D: Pregúntame lo que quieras, tengo todas las respuestas.

J: Sí, claro. Veamos, eh… ¿Felipe González era el señor X de los GAL?

D: Sí.

J. ¡¡Lo sabía!!

D: Puedes hacerlo mejor.

J: Sí, claro. A ver… ¿Cuál es el sentido de la vida?

D: No hay ningún sentido en absoluto.

J: No me digas eso. ¿No hay ningún sentido?

D: Para nada.

J: Qué mal.

D: Es que lo queréis todo.

J: Bueno, entienda que es frustrante que la existencia de uno no tenga sentido.

D: Mi existencia tampoco tiene sentido. ¿Qué sentido tiene ser todopoderosa?

J: No sé. ¿Mandar?

D: Venga, hombre, yo no mando nada. Os di libre albedrío y ni siquiera me dais las gracias.

J: No tenemos porqué, de eso va el libre albedrío.

D: No te pases de listo conmigo, puedo hacer que te dé el síndrome de la clase turista con sólo pensarlo.

J: Perdón. Cambiemos de tema. ¿Existe el infierno?

D: ¿Existe Pachá?

J: Lo capto. ¿Y qué hay en el cielo?

D: Pues mira, gente la verdad es que no hay mucha, pero los sábados por la noche no hay quien coja un taxi.

J: Ah, ¿pero hay taxistas en el cielo?

D: Pocos, casi todos están en el infierno.

J: Una curiosidad, ¿el fornicio es pecado?

D: Depende de con quién lo hagas.

J: ¿Y la masturbación?

D: Si es por desahogo, no. Si es porque no hay nada en la tele, un poco.



J: ¿El ser humano es malo o bueno por naturaleza?

D: Hombre, eso depende mucho del ser humano.

J: Ya, claro. Y dígame, ¿por qué nos creó Usted?

D: Bueno, verás, es que yo no os creé exactamente, ¿sabes?

J: ¿Ah, no?

D: No. Yo sólo hice el Big Bang. Estaba ahí, toda aburrida… Creo que era un domingo, pero no te lo puedo decir seguro porque todavía no existía el tiempo… El caso es que no sabía qué hacer, y me dije: ¿y si me marco una singularidad espaciotemporal de densidad infinita y físicamente paradójica? Tampoco te creas que me lo pensé mucho, ¿eh? Siempre he sido muy impulsiva.

J: ¿Y nosotros, los humanos?

D: Una consecuencia imprevista. ¿Cómo iba a pensar yo que el gas tendería a aglutinarse por efecto de la gravedad, lo que daría origen a acumulaciones de materia en las cuales, cumpliéndose una serie de requisitos físicos y químicos, puede llegar a producirse vida?

J: O sea, que fuimos un error.

D: Básicamente. Yo soy un ser eterno, calcula la de cosas que he hecho en mi vida… Pero si hay algo de lo que me arrepiento es de haber echado aquel Big Bang.

J: ¿Cómo se enteró de que se había generado vida en el planeta Tierra?

D: Buf, pues es que yo de esto me enteré tardísimo. Llevabais ya por el planeta unos cuantos millones de años.

J: Creí que usted lo sabía todo.

D: Y lo sé, pero soy despistadísima.

J: ¿Y cuándo calcula que se enteraría de la existencia del ser humano?

D: Pues a ver, sería ya en el 500 o 400 antes de Cristo. Que menudo personaje, por cierto.

J: ¿Quién, Jesús?

D: Éste. Qué tipo, ¿eh?

J: ¿Entonces Jesús no era su hijo?

D: El concepto hijo me es completamente ajeno.

J: Mi madre dice lo mismo. Pero supongo que sabe que hay gente que cree que Jesús era Dios.

D: Y hay gente que puede doblarse el dedo corazón hacia atrás hasta tocarse el anverso de la mano. El ser humano es maravilloso. De nada.

J: O sea, que los cristianos se equivocan.

D: No más que los ateos.

J: Bien pensado. ¿Qué opinión le merece el mundo contemporáneo?

D: La verdad es que últimamente no os hago mucho caso. Me gusta Callejeros.

J: ¿El programa?

D: Sí. A veces lo veo.

J: ¿Entonces no es cierto que está usted en todas partes al mismo tiempo?

D: No, ése es Sarkozy.

J: ¿Cómo acabará la Humanidad?

D: Mal.

J: Ya. Vale. Me gustaría cerrar la entrevista con un mensaje esperanzador.

D: Adelante.

J: No, me refería a que lo diera usted.

D: Prefiero no engañar a nadie.

J: Dígame, ¿qué debo hacer con esta entrevista?

D: Haz que llegue a todos los habitantes de la Tierra.

J: Eso es imposible.

D: Entonces cuélgala en Internet.

J: Creerán que me la invento.

D: Sólo los necios.

J: Dios, ha sido un placer charlar con usted.

D: El placer ha sido mío.

J: ¿Volveremos a vernos?

D: Eso sólo depende de ti.

Me da dos besos y se va volando por la ventana. Madre mía, qué maravilla de culo tiene.

Mierda, no he debido pensar eso.

5.5.09

Osho

"La vida no te está esperando en ninguna parte, te está sucediendo. No se encuentra en el futuro como una meta que has de alcanzar, está aquí y ahora en este mismo momento, en tu respirar, en la circulación de tu sangre, en el latir de tu corazón, cualquier cosa que seas, es tu vida y si te pones a buscar significados en otra parte la perderás". Osho
Visto en mejor de lo que parece

5.V.09 2:33

La canción de Mecano sobre Dalí. Desgarro de nubes y nervios de sangre palpitantes. Los genios crean. Son tantas emociones juntas. Sombras en la cocina, la belleza de la voz y la luz derramada por la mesa. El pincel vibrando con pasión, haciéndole el amor al lienzo, acariciado por el genio, Eugenio Salvador Dalí. Surrealismo de sueños, pesadillas, subconscientes delirantes ante la magnificencia del nuevo mundo, el orgullo de la especie humana, desenfreno, horizontes utópicos sobrepasados. Cosas, objetos, lápices de grafito arañando las mesas de una escuela obsoleta. Amores que matan e ilusiones que resucitan, dolores que nunca mueren, recuerdos que acompañan hasta el borde de la almohada, sí, Perales. Un garabato para la entrega, algunas personas de lejos pensando en mí, temiendo mis reacciones irracionales. Laura, serena, altiva, grande. Nieves, dulce y fuerte. Ella es dulce y veneno. Canciones en la noche volando por la ventana, insectos que pican a la bella durmiente en su hormiguero de cristal. Cerámica blanca, adobe y látex en una orgía pornográfica de la revista AV. Delirio, cansancio, sub, sub. Cuando nadie me ve, puedo ser o no ser. Soy libre de serlo ¿eh, Alejandro? Y desde su busto de María Luisa entre mujeres y ángeles me observa con asombro; reverencia al maestro que me enseñó a encontrar la belleza en el dolor del corazón. Amantes; amantes de la belleza desde la tristeza. Ciudades, Sevilla, Estepa, Londres, Algeciras, Barcelona, Turín... tantas calles, tantas noches, tantas palabras que ya nada tiene sentido si no está debidamente referenciado por etiquetas o meta-algo. Pies y manos, ombligos mirando a través de la ropa desgastada, deformada ya tu piel en los años ricos, durante las vacas, que son siempre. Ya no hay nada en lo que creer, sólo queda perderse y saltar al vacío. Rollos blancos y rayas que rayan el aire y las neuronas. Sabina y el horizonte de Pavía como último reducto de mi ser, mi escondite de esta vida número última. Tantas veces intentado y tantas veces abandonado, siempre dejado. Mi compañera solitaria de la vida. Objetivos rojos, marcos negros. Todo blanco es más moderno. Sopas de diseño, letras descoloridas por el sol, cristales rotos y puertas sin jambas. Frutas podridas con gusanos trepadores que se empeñan en triunfar. Éxito, exit; gracias maestro del límite infinito hasta lo más profundo de un ser ininteligible para el resto, incomprendido siempre y alabado más. Poesías sin rima ni sentimiento, mentiras de cemento para alegrarte la vista y a ellos los bolsillos. Pavía. Sevilla, lugares. Espacios y tiempos en los que se suceden las historias de mi mente, brotadas de mi ser. Inglés, frances, italiano. Español hablado y omitido, riquezas orales con olores humanos, ojos rotos sin gafas. Dolores en el cuerpo y mentes anestesiadas. Estrellas del rock triunfando en islas abandonadas, personajes sin carisma ensalzados con pimienta. La vida es bella después de la muerte. Ondas y redes que nos pescan sin anzuelo. Palabras sin sentido...

Bárbaro, soy un bárbaro.


he delirado un momento
de cansancio
de tristeza
de alegría
de contradicciones
en realidad me gustaría ser en este estado
como estoy ahora
sí, así
pero si duermo moriré hasta la próxima noche

4.5.09

London

En todos los bancos del paseo de Southbank hay una inscripción que pone:

"Everybody needs a place to think."

3.5.09

mi Reina

Chiara, mi Reina

2.5.09

Terrorismo Poético, por Hakim Bey

"Bailes inverosímiles en cajeros automáticos nocturnos. Despliegues pirotécnicos ilegales. Land art, obras terrestres como extraños artefactos alienígenas desperdigados por los parques naturales. Allana moradas pero en vez de robar, deja objetos poético-terroristas. Secuestra a alguien y hazlo feliz. Elige a alguien al azar y convéncele de ser el heredero de una inmensa, inútil y asombrosa fortuna -digamos 5000 hectáreas en la Antártida, o un viejo elefante de circo, o un orfanato en Bombay, o una colección de manuscritos alquímicos-. Al final terminará por darse cuenta de que por unos momentos ha creído en algo extraordinario, y se verá quizás conducido a buscar como resultado una forma más intensa de existencia. Instala placas conmemorativas de latón en lugares (públicos y privados) en los que has experimentado una revelación o has tenido una experiencia sexual particularmente gratificante, etc. Ve desnudo como un signo.

Convoca una huelga en tu escuela o lugar de trabajo sobre las bases de que no satisfacen tus necesidades de indolencia y belleza espiritual.

El arte del graffiti prestó cierta gracia a los laidos subterráneos del metro, y a los rígidos monumentos públicos; el TP también puede ser creado para lugares públicos: poemas garabateados en los lavabos del juzgado, pequeños fetiches abandonados en parques y restaurantes, arte en fotocopias bajo el limpiaparabrisas de los coches aparcados, Consignas en Grandes Caracteres pegadas por las paredes de los patios de recreo, cartas anónimas enviadas a destinatarios conocidos o al azar (fraude postal), retransmisiones piratas de radio, cemento fresco...

La reacción o el choque estético provocados por el TP en la audiencia han de ser al menos tan intensos como la agitación propia del terror -asco penetrante, excitación sexual, asombro supersticioso, angustia dadaesca, una ruptura intuitiva repentina- no importa si el TP va dirigido a una sola o a muchas personas, no importa si va "firmado" o es anónimo, si no transforma la vida de alguien (aparte de la del artista) es que no funciona.

El TP es un acto en un Teatro de la Crueldad que no tiene ni escenario, ni filas ni asientos, ni localidades, ni paredes. Con objeto de que funcione en absoluto, el TP debe desvincularse categóricamente de toda estructura convencional del consumo del arte (galerías, publicaciones, media). Incluso las tácticas de guerrilla situacionistas de teatro callejero resultan ya demasiado conocidas y previsibles.

Una seducción exquisita -conducida no sólo por la causa de la mutua satisfacción sino también como acto consciente en una vida deliberadamente bella- puede ser el TP definitivo. El terrorista poético se comporta como un estafador cuyo objetivo no es el dinero, sino el CAMBIO. No hagas TP para otros artistas, hazlo para gente que no repare (al menos por un momento) en que lo que has hecho es arte. Evita las categorías artísticas reconocibles, evita la política, no te quedes a discutir, no seas sentimental; se implacable, arriésgate, practica el vandalismo sólo en lo que ha de ser desfigurado, haz algo que los niños puedan recordar toda la vida -pero no seas espontáneo a menos que la musa de TP te posea-.

Vístete. Deja un nombre falso. Sé legendario. El mejor TP está contra la ley, pero que no te pillen. Arte como crimen; crimen como arte.

Hakim Bey [Recogido en CAOS: Los pasquines del anarquismo ontológico (1984) y publicados en T.A.Z. Zona Temporalmente Autónoma, Ed. Original: Autonomedia, P.O.Box 568, Williamsburg Station Brooklyn, NY 11211-0568, EEUU; Ed. Española: Talasa, 1996 c/ Hileras, 8, 1º dcha; 28013 Madrid, traducción de Guadalupe Sordo.]"
Visto en la haine.

1.5.09

Vampiressa



Saray; poetisa, sevillana, amante virtual. Enamoras con tu hacer, con tu decir. Nos muestras los más anhelados rincones a los seres que te observamos en la quietud de la noche. Enredas nuestro pelo con tus dedos, nos acaricias y nos entregas tu belleza sin saberte bella. Nos regalas tus palabras y tu voz, tus pensamientos, tu mente en un intento de zafarte de ti. Te disuelves en nosotros, te derramas al ahogar los gritos de tener conciencia. Te amamos en silencio, nos haces sentir mostrándonos la verdad, tu verdad, mostrando tu esencia al mundo. Te ofreces en sacrificio a los devoradores de almas.