Este blog ha sido abandonado. En 15 segundos se te redirigirá a mi nuevo sitio en internet: www.ftejada.es

14.4.09

Recuerdo de un olvido


Se agrandaban las puertas. Yo gigante,

con el recuerdo de mi olvido dentro,
atravesaba las estancias,
golpeando las paredes sordas.

¡Qué collar interior en mi garganta
de palabras en germen, de lamentos
que no podían salir, que se estorbaban
en su gran muchedumbre!

¡Cuánto tiempo de olvido incomprensible!
Siempre ella en su ventana.
Su ventana entre dos nubes
-una y ella- siempre.

Y yo distante, agigantado, loco,
con el recuerdo de mi olvido dentro,
pesándome en el alma su naufragio,
agarrándose, hundiéndome,
en un espeso mar de cielos grises.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi querido Tejada, siempre tan poeta, tan romántico. ¡Ay, cuando tengas la chica de tus sueños! Que afortunada, con lo que nos gusta a las mujeres un hombre así. Atrevete a escribir algo que salga de tu corazón, eres un encanto.

Anónimo dijo...

El olvido precede al recuerdo y el recuerdo al olvido. Se anteponen, se superponen entre ellos, unidos siempre, se enlazan... Y a veces, sólo a veces, son capaces de formar un lazo alrededor del cuello, ahogándote. Se ha de saber desenlazar el nudo, dejar que fluya la cuerda que los une y saltar con ella.

Saludos lunares.

Anónimo dijo...

Realmente preciosa! sip! pero opino igual que el primer comentario, haz algo que salga de ti,que lo que llevas hasta ahora es... emmm... realmente MAGNÍFICO, te le digo de corazón
:)
mile baci, per sempre:
TSUYU

Publicar un comentario

Por favor, intenta utilizar una escritura correcta y clara.