Este blog ha sido abandonado. En 15 segundos se te redirigirá a mi nuevo sitio en internet: www.ftejada.es

8.4.09

Pienso, luego existo

No recuerdo muy bien la razón por la que mepecé a escribir este blog. La primera entrada "Geografías, Mario Benedetti" es del siete de diciembre del dos mil siete. Eso fue después del viaje a Turín y cuando empezaba a conocer a Joe, mi nueva hermana. El tiempo ha pasado.

El tiempo siempre pasa. El tiempo nos acaricia y nos abofetea. El tiempo, como todo, no existe.

Supongamos que aquella antigua frase del "Cogito, ergo sum" original en francés del filósofo olvidado y maltratado por la contemporaneidad (como a todo lo que ocurrió antes del 'futuro') René Descartes fuese cierta. Pienso, luego existo. Sabemos entonces que pensamos y existimos; y además que existimos porque pensamos y no al contrario. No por existir se piensa. Estar vivo no necesariamente lleva al pensamiento. Pero pensar, el hecho de pensar sí hace que existamos.

En un mundo donde la incultura o la falsa sensación de culturalidad está tan extendida, ¿existimos? ¿Existe aquél que no es consciente de que existe? ¿Es necesaria la conciencia para pensar? ¿Qué es pensar?

Si consideramos el "Je pense, donc je suis" como lo único cierto, como la única verdad, ¿qué es el resto del universo? ¿Qué es nuestra vida? ¿Qué son los sueños? Todo es mentira, todo es falso. Inventamos todo lo que vemos, olemos, tocamos, sentimos... lo generamos, lo creamos con nuestro pensamiento. Es así como se hace posible nuestra existencia. La imaginación del ser humano es lo que le hace existir. Nuestra mente, nuestro pensamiento, imagina un entorno, una cultura, la crea, la reconstruye en cada fragmento de tiempo, crea el tiempo, nos creamos a nosotros mismos.

Puestos a crear, y ya siendo conscientes de este acto o pensamiento de creación, ¿por qué no creamos una realidad en la que seamos felices? ¿Por qué no somos capaces, si es que somos realmente responsables de nuestra existencia, de existir sin sufrimiento? ¿Por qué pensamos el mal, el dolor? ¿Somos capaces de hacerlo? ¿Nos pensamos capaces de hacerlo o en el fondo somos nosotros mismos los que pensamos que no podemos?

Pienso, luego existo. Pienso que pienso, luego existo que existo. Hacer que la realidad cambie es tan sencillo como querer hacerlo, y hacerlo sin ni siquiera pensar si se puede hacer, sino hacerlo porque se sabe que se puede. "No pienses que lo eres, sabes que lo eres". Interiorizar la voluntad en la mente hasta convertirla en pensamiento. Creer. Pensar es creer. No puede pensarse aquello en lo que no se cree.

El hombre siempre ha buscado la felicidad en el exterior; pero ese 'exterior' está dentro de él. Para el hombre ser feliz, debe mirar en su interior, y desde ahí pensar una realidad en la que existir felizmente. El pensamiento individual crea una realidad individual en la que se existe. Cada individuo existe en su pensamiento, aunque puede que existan elementos exteriores a dicho pensamiento que lo estimulen y sirvan, en la mayoría de los casos, de espacios comunes de pensamiento y por lo tanto de existencia.

Clasificamos los pensamientos de felices a infelices, de aquellos que nos procuran felicidad a los que nos la niegan. La mayoría de existencias se mueven entre pensamientos de ambos extremos y los infinitos estratos intermedios. Entiendo locura como la existencia en una realidad pensada demasiado diferente a la mayoría de realidades, como la existencia en un pensamiento constantemente feliz o infeliz o muy próximo a estos estados, si tomamos como referencia la "estabilidad" de la mayoría de realidades, que se mueven en las zonas intermedias.

Supongamos que somos conscientes de este hecho. Y asumimos que el fin de todo ser humano es la felicidad. ¿Realmente la locura del extremo de la felicidad es tal?

Si la locura es el camino para la felicidad,
¿qué nos impide entonces ser felices?

4 comentarios:

Flaa dijo...

Tejada, no existe camino PARA la felicidad. La felicidad es el camino. Empieza a tomártelo así, porque pisha, te vas a volver loco de verdad si crees que vas a llegar a un punto en el que digas "soy feliz". Inmediatamente vendrá el "y ahora qué?".

Sé sano de mente. Disfruta con cada cosa que hagas, que seguramente lo hagas, pero no te estás dando cuenta. Somos más felices mientras nos hacemos el bocadillo que cuando llega la hora de comérnoslo.

Un saludo

Anónimo dijo...

La felicidad esta en cada instante de nuestra vida, en el día día, en esos pequeños detalles que nos van sucediento, pero, hay que verlo y disfrutarlo, ese es el problema, que nos fijamos un camino largísimo y no nos damos cuenta del paso que damos y con quien nos acompaña encada tramo del camnino.

Querido Tejada, disfruta de cada instante y de las cosas sencillas.

Un beso.

7uanDe dijo...

Eso me recuerda a la pregunta del test de inteligencia, ¿eres más feliz con la posibilidad de comprar, o comprando? Poco después me compre la xbox360e, y si, era feliz con la posibilidad de comprarla, pero lo fui aún mas cuando ya la tenia en mis manos, juas juas

Si todos fuésemos más felices preparándonos el bocadillo (para nosotros), ninguno de nosotros tendría de pequeño una madre preparándole las cosas... en el caso de ellas, es distinto, son más felices viéndonos comer (sus productos están desarrollándose satisfactoriamente xD).

La felicidad es un concepto relativo FTM, el estar a gusto y satisfechos con nosotros mismos, es el primer paso. En el sentido energético, la felicidad es la estabilidad de nuestras sensaciones e ideas.

Tejada dijo...

Creo que en ningún momento he hablado sobre qué es la felicidad (para cada individuo es algo diferente). En esta entrada quería hacer una reflexión filosófica sobre cómo alcanzarla.

Publicar un comentario

Por favor, intenta utilizar una escritura correcta y clara.