Este blog ha sido abandonado. En 15 segundos se te redirigirá a mi nuevo sitio en internet: www.ftejada.es

25.4.09

24.IV.09 Viaje

20:04 Estación de Santa Justa; Cruz y Ortiz en todo su esplendor. Ver cómo la luz acaricia el techo cuando atraviesa esos huecos tan esbeltos. Cómo el ritmo te hipnotiza y pierdes la escala, la medida de las cosas, incluido tú mismo. El de arriba y el de abajo son dos mundos contrapuestos. El bullicioso hormiguero frente al amplio y sereno cielo de protección, gruta, caverna. Recuerdo Karak-Ocho-Picos, la gran ciudad enana, bajo tierra, que describe Gotrek el Matador enano. Un grandísimo techo, tan alto que debiera ser cielo, tan pesado que parece excavado en la roca. Sevilla, ¿tierra de cavernas? En un entorno tan árido como es Sevilla, como es la entrada de su estación de trenes, una gruta parece ser el único modo de hacernos sentir calmados. Estar bajo tierra.

21:50 Quiero contarte una historia sobre la chica que hay dos asientos más allá.

21:55

Nieves en la playa de Tarifa. Verano de 2008
El sol del atardecer es muy intenso en Andalucía. Dibuja sombras horizontales sobre las paredes del vagón, ilumina los troncos de los árboles. Todo es naranja cuando el sol se sumerge en el horizonte, aquella parte que no te permite ver. El cielo es naranja, celeste, y naranja. El sol es redondo; una circunferencia perfecta quemada en el cielo, una luz que crea todo lo que toca. Vemos porque el sol ilumina; las cosas existen a los ojos del hombre porque existe el sol. Vemos con él, nos calentamos con él. No me extraña que todos los pueblos adorasen al sol, nosotros también deberíamos. Adorar al sol, a la tierra, al agua, al viento...
¿o creemos que todo podemos arreglarlo con ingeniería?

22:25 Ya hemos llegado a Pedrera, tierra de malos olores, antes tierra de cantería. Ahora puedo hablar con claridad. La chica de mi izquierda era la más guapa. La chica pelirroja, la chica de los ojos bonitos y la piel clara; la chica con melancolía en la mirada y un deseo de beso en los labios.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

La puesta de sol es preciosa.

Noto en tu escritura que estás mucho más relajado y optimista que hace unos días, algo habrá cambiado en tí.

Me alegro mucho, un saludo.

Anónimo dijo...

Lo que dice Gabriel es doblemente cierto. Lo que no entiendo es porqué utiliza el anonimato para ello.

Disfruta mucho de tu viaje en Barcelona.

Anónimo dijo...

Por cierto, yo también he utilizado el anonimato, disculpa.

Soy Paula.

Fabulador dijo...

Estoy de acuerdo con lo que ha dicho el autor de tu primer comentario anonimo. Se te nota distinto en esta entrada. A mi me encanta los atardeceres y los amaneceres, pero más que los tonos naranjas, me encanta ver el cielo cuándo quiere esa extraña tonalidad entre el rosa y el violeta... son muchos recuerdos los vividos mirando atardeceres...
has ido a barcelona? genial!!!
un abrazote!

Tejada dijo...

Han ocurrido cosas muy interesantes que, sí, han cambiado para bien mi estado de ánimo; me sorprende que os deis cuenta de esas cosas por cómo escribo.

Iba a ir a Barcelona, después a Pavía... y al final me quedaré aquí en Sevilla. Problemas de disponibilidades...

Publicar un comentario

Por favor, intenta utilizar una escritura correcta y clara.