Este blog ha sido abandonado. En 15 segundos se te redirigirá a mi nuevo sitio en internet: www.ftejada.es

22.3.09

DE

Estoy empezando a darme cuenta de que la gente, en el fondo, no quiere ser libre. Preferimos una respuesta, que alguien nos diga lo que tenemos que pensar, antes de pararnos a observar e informarnos, y formarnos nuestro propio criterio. Es más fácil, más cómodo. Algunos sí que piensan por sí mismos, pero son tan pocos que o se disuelven en la "democracia" manipulada o manipulan a las masas.

No quiero perder la fe en la humanidad, no quiero darme cuenta de que la gente es tan manipulable y egoísta, no quiero volverme así, egoísta.

Pero no me están dejando otra opción.

Por defender a un colectivo, por defender el libre pensamiento, la alternatividad, la posibilidad de crítica, la participación... por defender eso he perdido a mis amigos, he perdido mi dignidad, he perdido la poca estabilidad que tenía mi vida, y voy a perder la creencia en los grupos de personas, en el asociacionismo, en la democracia.

El egoísmo es la única vía que se me deja libre. Apartarme y dejar hacer a los manipuladores, y salvarme yo.

4.3.09

La mala reputación

Poema de Georges Brassens musicalizado por Paco Ibáñez;

2.3.09

Monumentos

El vacío que sientes, cada vez con más fuerza,
es el de los traidores.
También los monumentos, por dentro, están vacíos,
con las entrañas llenas de óxido y de muerte:
oscuros y podridos por la historia,
es tan siniestro su interior
como arrogante el gesto que en el aire
dibuja el personaje.
Según van traicionando los amigos
-y la muerte es también una traición-
nos vamos convirtiendo en monumentos.
Por fuera queda un resto de elocuencia,
sobre todo al hablar con alguien joven,
pero la voz resuena en el vacío,
perdida entre los hierros de un oculto entramado
que se deshoja en leves capas de óxido.
Joan Margarit
arquitecto y Poeta