Este blog ha sido abandonado. En 15 segundos se te redirigirá a mi nuevo sitio en internet: www.ftejada.es

25.2.09

25.II.09 Sol de Andalucía

Hay que ir en manga corta y protegerse con gafas de Sol. Junto al río corre una suave brisa y se puede soportar el calor. Es miércoles; son las tres de la tarde. Los sevillanos salen y entran a trabajar y los guiris disfrutan. Cuando llegue el fin de semana seguramente estará nublado. Inglesas tomando el Sol, ingleses corriendo sin camiseta, franceses haciendo el tour en barco por el Guadalquivir, una niña alemana llora bajo un gran sombrero blanco, suena música de fondo.

Enfrente la calle Betis y el Sol. Sol. Sol de Andalucía. Sol, si hubieran podido nuestros padres te hubiesen vendido al mejor postor. Así lo hicieron con nuestras playas, nuestros pueblos, nuestra cultura y nuestra memoria.

Piraguas sobre un río parado como el tiempo en la ciudad. Bicicletas que compiten con los coches acondicionados por un poco de fresco bajo el calor, y coches que compiten entre ellos por ver cuál arroja más humo sobre el ciclista.

Sol. Todo yace bajo el Sol. Sol, tus rayos son brazos fuertes que golpean 'pabajo', que aplastan contra el suelo, que me exprimen para luego poder evaporar mis líquidos.

La cultura no debería ser objeto de espectáculo. Todo es una farsa, hasta el río.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Genialísimo. Hoy, todo se compra y se vende, pero con el Sol no podrán! Y espero que con nosotros tampoco (aunque un poco ya nos han comprado).
1 besito.
Isa

Anónimo dijo...

Comprar, vender...

Hay muchas cosas, las más insignificantes, que ni se comprqan ni se venden.

Ese rayo de sol que te calienta en invierno, ¿Lo comprastes? Es tuyo, la ola que te atrapa y te envuelve, tuyo, solo tuyo, ese banco vacío en el parque viendo esa puesta de sol... tuyo, sin comprarlo, la brisa que te dá en la cara y te refresca... ¿y qué me dices de esa persona amiga que está ahí en el justo momento, cuando la necesitas...

Aprecia las cosas pequeñas que nos ocurren en cada momento, que pasan inadvertidas, sin valorarlas, solo cuando nos faltan, aunque no la compremos, cuestan y bastante saberlas disfrutar.

Un saludo.

Publicar un comentario

Por favor, intenta utilizar una escritura correcta y clara.