Este blog ha sido abandonado. En 15 segundos se te redirigirá a mi nuevo sitio en internet: www.ftejada.es

27.1.09

Plaza Nueva

Siento la obligación de llegar a la gente que me lee, hacer que piensen o sientan cosas diferentes, obligarles a salir de su propia piel e ir más allá, más lejos, y más profundo. Siento la obligación de agarrar a las personas, a sus mentes, y zarandearlas con fuerza con mi puño cerrado. No pretendo enseñarles nuevos mundos ni inculcarles mis ideas, sólo intento que se den cuenta de que otras cosas son posibles, que no todo acaba en lo que ya hay ni en lo que llegamos a alcanzar. Quiero abrir los ojos, para que vean por sí mismos. Quiero mostrarles emociones extrañas con el sólo propósito de que vean que otras cosas son posibles.

Observo a la gente andar por Plaza Nueva, solos, en silencio, mirando al suelo. Veo a los turistas devoradores de imágenes, felices por mirar a través del objetivo de una cámara de vídeo, atrapando tan sólo una porción de lo que podrían estar viviendo para luego almacenarla en forma de DVD junto a otros fragmentos del mundo olvidados en un cajón. Escucho a la gente hablar de un presente superficial y olvidar su pasado. La historia no existe, pero sí la sombra de un presente incierto y un futuro lleno de incertidumbres disfrazado de vidas de película. Siento lo frágil de la vida y del equilibrio. Equilibrio es una palabra hecha con sonidos frágiles.

Pienso en el tiempo, en lo que lleva este banco aquí, y en lo que le queda. Pienso en el espacio, en este banco aquí, y en Laura haciendo la maleta para volar y oler el mar. La imagino ya allí, firme en la playa, bañada de naranja desde el horizonte, resistiendo el levante desde unos cristales verdes. Los mechones de pelo se le mueven por la cara, y no sé si eso es una sonrisa que casi asoma o una mueca de rabia. Me gustaría saber lo que estás pensando, C. M. ...

La calle se densifica, por un momento parece que el doble de gente ha decidido pasear ahora, o ir a algún otro lugar.

2 comentarios:

7uanDe dijo...

8)

Anónimo dijo...

Vivimos sin seguir una lógica, pensamos saltando atolondradamente de aquí a allí, el tiempo no es lineal, hay espacios en blanco entre los lugares.
Tú no estás allí, en ese banco. Estás escribiendo esto (confiesa). Porque te arrastramos a ese tiempo que parece pasado cada vez que leemos eso que escribiste cuando creías estar allí (no estabas allí, sino en las vidas de esos turistas que, por otra parte, tampoco estaban allí, sino en el futuro reviviendo un pasado que no quisieron tomar como presente; no estabas allí, sino con alguien que miraba el mar, quién nos asegura qué mar o cuándo o incluso qué alguien, si entonces la existencia de todo eso era como un relato transversal en el relato que vivías, si la existencia de todo eso era secundaria e incluso indemostrable).
No hay un aquí o un ahora en singular, sino una (no digamos red) nube de aquís y ahoras.


O quizás acabo de inventarme todo esto (todo esto, más que irrelevante).

C.M. (tantos C.M.s que habrá en el mundo...)

Publicar un comentario

Por favor, intenta utilizar una escritura correcta y clara.