Este blog ha sido abandonado. En 15 segundos se te redirigirá a mi nuevo sitio en internet: www.ftejada.es

5.1.09

La búsqueda

C dice (3:06):
mmm
creo que un poco desmotivada
creo que eso es lo bastante general
C dice (3:07):
en general proyectos me da miedo y no debería ser así
y tu?
Tejada dice (3:08):
un poco asqueado de todo, estoy desarrollando demasiado mi faceta crítico-destructiva
C dice (3:08):
jejej
Tejada dice (3:08):
asqueado de la gente, de los profesores incompetentes, de Sevilla, de delegación, de todo...
sólo tengo un par de cosas en mente
encontrar a alguien interesante por quien luchar, y buscar algo en lo que sea bueno y que aporte a la sociedad
la carrera se está convirtiendo en una búsqueda
C dice (3:10):
ayer estuve leyendo unos cuentos de bucay
Tejada dice (3:10):
ando siempre buscando, siempre probando cosas nuevas, intentando conocer gente... probándome gente... como suena
:) Bucay

Muchas veces me siento vagar. Siento que voy a la deriva, movido por el viento, por el entorno, por la gente que me rodea. Otras soy consciente de mí mismo, de mi cuerpo inmerso en un todo que es el mundo, de mis pensamientos. Intento recordar, olvido, y aprendo. A veces veo señales en algunas personas, las elevo a la categoría de especiales. Puedo llevar conociéndolas años o minutos, pero todas han dejado ver una marca debajo de la piel. Y lo que no son personas, pero parten de ellas o van hacia ellas, como pueden ser las ideas, las palabras escritas, o el arte. Hay cosas que tienen brillo, una estrella o chispa; y gente. Si se pudiesen atar todos esos hitos del camino del tiempo, si con un hilo o trazo se pudiesen unir todas esas marcas, luces en la sombra, hallaríamos el camino de la búsqueda. La errante trayectoria seguida por pasos confusos, inseguros, cambiantes, indecisos. Un rayo de luz con curvaturas, y con vértices. Lo imposible, un ovillo de decisiones, caídas y recuerdos. Una atmósfera de puntos blancos sensibles al paso de la memoria. Y hacia el futuro, negro. O blanco según la intención y la profesión, según si es vista modelo o papel. El vacío es blanco o negro. Pero al igual que en el papel hay poros que van guiando al grafito en su desgaste, hay tiempo esperando nuestra llegada. Lo que nos mueve al seguir dibujando, al seguir buscando, es la satisfacción de encontrar ese otro extremo del segmento, ese otro punto solitario. Lo que nos empuja cada noche de nuevo al camino es la inquietud, curiosa o no. Es la tensión, que ejerce sobre nosotros esa presión ensordecedora. Es el sol en el horizonte, la Luna. El saber que no se sabe y el querer con impotencia. Esa mirada. Busco. Para buscar no hay que encontrar; ni siquiera hay que saber lo que se busca. Sólo hay que sentir el impulso, el saber que se ha de buscar, el saber que siempre hay algo más allá.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

deja de buscar y ya encontrarás. cuando una persona tiene la virtud-defecto de pensar tanto es lo que pasa...muchos objetivos, muchas búsquedas y muchas frustraciones si no encuentras lo que crees que estás buscando. vive el día a día y lo que venga vendrá solo...parece fácil decirlo pero yo también me lo planteo muchas veces...
por cierto, escríbeme algo en el blog, no? que ya toca...
la vida es un teatro

Ingenuidadeser dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alguien que conoces... dijo...

Pon fin a tu busqueda, no es necesario buscar cuando la repuesta la tienes ante tus ojos (mira más allá de lo que ves)... Mientras más busques menos encontrarás y más te encerrarás en tu mente. Haz caso a lo que ha dicho anónimo, vive el día y deja tu mente descansar en la noche...

Publicar un comentario

Por favor, intenta utilizar una escritura correcta y clara.