Este blog ha sido abandonado. En 15 segundos se te redirigirá a mi nuevo sitio en internet: www.ftejada.es

11.1.09

Amarillo en la noche

Personajillos del Circo del Oeste. Hacen pensar ¿verdad? Un color que no se olvida y que se ve nada más entrar por la puerta. Ideas soñadoras y desilusionadas, la belleza de la tristeza. Una parte de mí, en otro tiempo todo yo, es el Amante de la Belleza desde la Tristeza. Amante de esto, de lo que ellos hacen, lo que representan en la noche entre risas y copas de vino, tinto, dos.

Un grito ahogado por los aplausos de gente que, intentando animarles, olvida lo que habrán llorado para escribir esas líneas, lo que habrán sufrido. Pues sin haber llorado no estarían ahí. Ellos, y ellas, sobretodo ella, que es la que parece más sensata, la que es más atractiva y dulce, serena voz y firme mirada; ellos, y ellas, que son los que crean ese momento en carne viva, que muere en el olvido y en el llanto cada noche. Risas en los disfraces que son armaduras sociales, exoesqueletos artificiales construidos para defender no a ellos del resto, sino al resto de su lengua y sus verdades.

He de reconocer que les conozco poco, y que a veces me dan miedo, pero también que les admiro, que seguiría sus pasos, que puede que lo haga, y que rápidamente están despertando en mí un sentimiento, no sé cómo definirlo... fuerte, agitador, agresivo, crítico... amarillo.

Ellos, ellas, y cada una de las almas que les aclaman, fotografiados y grabados en vídeo, copiados y reproducidos pornográficamente, sin sentimiento arrancados de su contexto, expuestos al viento; y no es a ellos. Sino a lo que sus mentes catalizan venido del aire, a eso que flota suavemente entre nosotros, el silencio que recorre las calles y los vidrios tintados que asesinan las miradas, a las caricias que parecen violaciones, a lo que aliena al hombre y siega cientos de ilusiones, eso; eso es lo que ellos nos enseñan en sus noches.

Esa es la verdad horrible con la que nos deleitamos, al igual que el fuego, nos ipnotiza, nos acaricia, nos atrapa la conjunción de que algo tan bello pueda ser tan letal. En clubes escondidos en rincones oscuros, rodeados de eruditos marginados, nos muestran ese fuego que destruye las ciudades envuelto en un velo de fina ironía.

Por ellos y ellas,
por aquellos que visten de amarillo por alguna razón desconocida.

Poesía en la Copla, por Laura Rosal
Fotografía de Laura Rosal

5 comentarios:

monochrome dijo...

vino. tinto. dos.

Cangrejo Pistolero dijo...

Muchas gracias por tus palabras. Escribes realmente bien. Algún día te animarás y participarás en alguno de nuestros homenajes, no?
Un saludo cangrejero

Tejada dijo...

Pues me encantaría. Antes sólo tengo que matar a unos fantasmas con los que llevo años luchando: pánico escénico y timidez.

Anónimo dijo...

hola bohemio...el pánico escénico se soluciona enfrentándose a la gente...mi compañía de teatro por eso nos llamamos así: Panikessènik jeje. La timidez es sencilla de pasar. Besitos!
by: ISA

Ingenuidadeser dijo...

¿dónde está mi país? / ¿será que estuvo
está conmigo? / ¿que viene y va conmigo?
¿que al fin llega conmigo
a mi país?

M.B.

Publicar un comentario

Por favor, intenta utilizar una escritura correcta y clara.