Este blog ha sido abandonado. En 15 segundos se te redirigirá a mi nuevo sitio en internet: www.ftejada.es

4.12.08

Rojo

TSUYU. Empiezo con esa palabra nick/nombre/frase...
¿qué significa? ¿Quién eres?

Hoy es uno de esos tantos días que no tengo nada que contar, pero que quiero contar algo por sentirme mejor, porque me quiero sentir mejor de lo que me siento. Y no sé por dónde empezar. Me gustaría escribir cosas interesantes, profundas, cultas... textos con referencias a libros, canciones, obras de arte, a poetas, músicos, arquitectos... textos serios, que aporten algo. Pero, ¿cómo?

Pienso que quien hace esos textos es alguien que lleva mucho tiempo persiguiendo esa idea, luchando por ella, aprendiendo sobre ella, conociéndola; y que en un momento dado decide contar al resto de personas un porcentaje (no voluntariamente, sino porque no se puede transmitir todo) de su experiencia, de su conocimiento o creencia.

Yo no tengo nada de eso. No hay nada en mí que lleve persiguiendo, luchando, aprendiendo ni conociendo el tiempo suficiente. Más bien estoy empezando. Estoy empezando a hacer todo. Estoy empezando arquitectura, estoy empezando a leer, a hablar, a mirar. Estoy naciendo. Y no tengo ningún conocimiento que crea deba ser contado ni transmitido a nadie.

Una de las cosas que estoy empezando, que acabo de descubrir, es el color rojo. Había oído hablar de él, había visto, desde lejos, a personas de él. O al menos eso creía yo. Me estoy dando cuenta de que mi concepto sobre lo rojo era equivocado. Debo agradecer el poder estar en la universidad, porque esta experiencia me está enseñando lo más importante que voy a aprender en mi vida. Estoy aprendiendo a desaprender. Estoy aprendiendo a revisar mis creencias, a cuestionar hasta las cosas más básicas. Y estoy descubriendo un universo de opciones que dejé atrás sin ningún motivo. Volviendo al rojo. No fue ni una opción, porque nunca se me planteó al mismo nivel que otros colores, era algo del pasado, malo, y de lo que convenía no hablar. Ahora he vuelto atrás. Y el tiempo dice que toca revisar el color. Lo que yo creía que era el rojo, para empezar, no era rojo. El rojo de mi infancia y adolescencia era radicalidad, violencia, irracionalidad... y eso no es rojo. Es otros colores, pero rojo no. Me estoy dando cuenta de que muchas personas piensan lo mismo que yo pensaba, incluso personas que dicen ser rojas, o de color rojo. No sé si soy de color rojo. Sé que no soy radical, violento ni irracional. Y por tanto el rojo ya es una opción. Ahora debo seguir empezando a perseguir, luchar, aprender y conocer el rojo.
A ver si algún día llego a saber algo como para poder elegir
· · ·

2 comentarios:

La vida es un teatro dijo...

No hace falta hablar de ningún tema general para aportar cosa alguna, pues las mismas palabras ya dicen de ti que sabes muchas cosas, aunque creas que lo que escribes es supérfluo, que no tiene sentido...eso no es verdad.

«Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.»

La vida es un teatro dijo...

sí, es de Anatomía, aunque ahora por falta de tiempo he abandonado un poco la serie, pero he sido fan durante bastante tiempo. Sé que todo es artificial en America, pero me siento atraída por ello.
Besoss

Publicar un comentario

Por favor, intenta utilizar una escritura correcta y clara.