Este blog ha sido abandonado. En 15 segundos se te redirigirá a mi nuevo sitio en internet: www.ftejada.es

11.11.08

Sí que hace tiempo...

Somos tan pequeños. Quería escribir algo esta noche, y justo antes de hacerlo he pasado la mirada por el globo que tengo en la mesa. África. Debajo un timbre de bicicleta para Celia, por sus crèpes, un lápiz, un post-it con tareas irrealizadas, el MP3 cargándose para mañana, más pesado por la música que contiene, y un icosaedro de plástico verde con las caras numeradas. Hace años que no lo uso como dado.

Hoy ha sido un día raro. No he ido a clase, el tiempo ha pasado veloz; pero no he hecho nada en todo el tiempo. Tensión con Joe a punto de desbordarse, pero controlada. Sin lágrimas, pero con sangre en los labios. Por el autocontrol. Pero... nada, no sé si esto ha acabado, creo que no. También he visto al mar, iba con su hermana. Esta vez me ha dado pena, o algo así. ¿Podrías pasar por delante de una persona que has querido durante años y ni mirarla? Ella sí. Es tan fría, siempre lo fue; y ahora debe serlo más por el papel que interpreta. Tiempo; tiempo. Todo el tiempo de hoy para eso. Curioso, porque no es poco. Situaciones de extrema tensión con dos personas imprescindibles, cada una a su modo. Diría que tan improbable que rozaría lo imposible.

Me definiría como pasivo en el día de hoy, o ayer hace ahora cuarenta y tres minutos. Por fin he escrito en... no le ha puesto título. La memoria. He estado siete días leyéndolo y sin saber lo que escribir. Hace un momento lo he hecho, y de culquier manera. Creo que es mejor así, sin filtros, sin ataduras, hablando limpiamente desde el interior, sin las astillas que hace el carpintero al tallar la madera. I s a b e l . Tengo sueño. Hace tiempo que no te siento cerca. Hace tiempo que no me escribes con tus dedos cansados y la cabeza apoyada en la almohada. Tanto tiempo que no te veo que en mi mente careces de imperfecciones, sería incapaz de dibujarte, tu rostro está dibujado sobre humo.

Juande me escribe. Tres días sin respuesta. Varias horas desde mi último mensaje. Escribe:
si,,,parece que si
joder,,si que hace tiempo que me dejaste el mensaje
que tal todo?
Todo de una vez. Y ya no ha escrito más. Estoy durmiendo, o cenando, o en la ducha. Estoy aquí, pero mi mente quiere seguir escribiendo, escribiéndote a ti. ¿Quién eres?

En cinco horas y cuarenta y cinco minutos sonará el despertador; el zumbido más desagradable ideado por el ingeniero menos sensible, engendrado por una máquina inhumana, de acero, entre un grandísimo estruendo. Allí lo educaron, en la industria china, para ser odiado cada mañana. Ahí está, sobre la mesita, tranquilo, sereno, leyendo esto, y con el pequeño círculo verde encendido, acechando, esperando su momento de protagonismo diario.

Voy a dormir. Buenas noches.

1 comentario:

Anónimo dijo...

hola,
soy la vida es un teatro, y la verdad es que sí que me gusta salir reflejada en tus ecritos, porque creo que la que sale reflejada soy yo, pero, no sé, me siento idealizada cuando en realidad soy una persona normal...no te escribo por mi falta de tiempo con todo el mundo, aunque a veces me dedique a no hacer nada, como tú...
en fin, espero que sepas entenderme. que no te escriba no quiere decir que me olvide de este gran extraño amigo que eres tú. y digo extraño, porque nada es normal...jeje
1 besito

Publicar un comentario

Por favor, intenta utilizar una escritura correcta y clara.