Este blog ha sido abandonado. En 15 segundos se te redirigirá a mi nuevo sitio en internet: www.ftejada.es

27.11.08

27.XI.08

No me gusta esribir tanto. Quiere decir que hablo poco. Hablo poco con la gente, con amigos... y tengo que expresarme de algún modo. A veces puedo pasar un día entero sin hablar con nadie. Si no voy a clase o voy pero sólo a las teóricas; o si estoy haciendo una entrega, o duermo por la mañana, en tiempos extraños... pero lo raro es estar así ahora. Tengo conversaciones, sí; pero vacías. Es como si no las tuviese, como si hablase con el televisor, igual. Las tengo con gente que no me importa demasiado, o conversaciones "automáticas". No hablo de nada, no tengo nada que contar, o creo que no hay nadie a quien contarle lo que pienso. Es algo raro. Y ya dicen que no hay cosa peor que sentirse solo en mitad de una multitud. Así me siento. Y por eso le hablo al mundo. Por si alguien lee, y me gusta pensar que así es.

Mi actitud se basa en suposiciones, en hipótesis formuladas en estado somnoliento, que he llegado a creerme, que trato como leyes, y bajo las cuales sitúo a la realidad. Cuando no entiendo algo, hago una hipótesis y me la creo. Y así queda hasta el final de los tiempos. Debe pasar algo muy grave para que eso cambie, y la mayoría de las veces ya es demasiado tarde. Cuando no sé lo qe hacer no hago nada. Cuando no sé lo qe decir, no digo nada. Y espero que la solución venga de fuera. Me creí eso de qe el tiempo lo cura todo. Pero estoy viendo qe el tiempo pasa y esto sigue igual. Hay cosas qe me duelen mucho aunqe no lo parezca. Me gustaría tener siempre una peqeña manzana cerca de mí, son tan refrescantes...

Soledad. "Qué raro que seas tú quien me acompañe, soledad, a mí, que nunca supe bien cómo estar solo". Y esto va por el invierno blanco que aunque cada vez está más cerca cada vez lo siento más lejos. En Estepa nevó ayer, y en mí cada vez que pienso en Barcelona. No sé lo que hacer. No hago nada. Ya volverá todo a ser como era, o será como deba ser. "Y que sea lo que sea".

A esperar...

3 comentarios:

La vida es un teatro dijo...

la verdad es que a veces esto pasa. hombre yo tengo que hablar por narices todos los días con alguien, aunque sea con mi madre para discutir, como siempre...lo bueno de vivir en casa, que no te sientes solo...pero de todas formas es inevitable no sentirse solo estando rodeado de gente alguna vez...a mí hoy me ha pasado un poco en ocasiones...en fin, no muy buenos tiempos para nadie.
besitos.

Anónimo dijo...

Siempre hay alguien dispuesto a escucharte, solo que en ese momento, no piensas en esa persona.
La gente te lee, te leemos, porque precisamente estamos dispuestos a leer o a escuchar lo que tienes que decir, tenga sentido o no lo tenga, sea interesante o no lo sea, sepas lo que estás diciendo o no lo sepas. El simple hecho de escucharte, nos basta.
¿Quién no se ha sentido sol@ rodead@ de una gran multitud de gente, o incluso, de poca gente con la que precisamente estás para no sentirte así? Es inevitable.
El tiempo a veces lo cura todo, a veces solo sirve para mitigar el dolor hasta el punto de que nos deje seguir viviendo.
Soledad. Puede vivir junto a nosotros tanto tiempo... se llega a convertir en nuestra incondicional compañera y, aún así, siempre luchamos por mantenerla lejos de nosotros...
Esperemos pues, a lo que el destino tenga reservado para nosotros.

TSUYU

Anónimo dijo...

Si esperas a que todo llegue sin dar un paso adelante, ese todo llega y pasa. Pasa de largo y no vuelve. Se va, se va para siempre.
Esperar quietos a que ocurra lo que esperamos nos excluye de la historia, pues no intervenimos en ella, no somos participes, no actuamos en la obra, somos espectadores expectantes que miran en silencio el transcurso de una función llevada a cabo por personajes que actúan sobre un escenario impuesto.
Entonces, actúa, interactúa, busca y no esperes a ser encontrado.
Sé personaje de la obra en transcurso y deja a un lado esa obra inventada en la que sólo estás tú sobre el escenario desierto, rodeado de personajes secundarios que deambulan por él sin intervenir.
Sé personaje de la obra inmensa que es el mundo, en la que todos somos personajes activos.
Vive.

Publicar un comentario

Por favor, intenta utilizar una escritura correcta y clara.