Este blog ha sido abandonado. En 15 segundos se te redirigirá a mi nuevo sitio en internet: www.ftejada.es

22.3.08

Mi primer beso

Mi primer beso fue con el amor de mi vida. Fue el momento más bonito de mi vida; precioso. Habíamos estado hablando, sentada ella en un sillón verde y yo a su lado en una silla. Hablamos de temas muy íntimos, de miedos, de experiencias, de cosas que nos hicieron llorar. Estábamos allí, llorando uno junto al otro. La quería tanto... nos abrazamos. Íbamos a irnos de aquella casa cuando, justo antes de abrir la puerta, con una luz muy débil, nos abrazamos de nuevo, empezamos a besarnos en la cara, aún con lágrimas. Nunca olvidaré el sabor de sus lágrimas derramadas por su cara. Le besé los ojos, quería besarla a toda ella, a toda a la vez. La amaba. Poco a poco mi boca fue recorriendo su rostro. Y le besé los labios, casi sin tocarlos, fue una caricia, los noté secos, suaves, preciosos, me parecieron pétalos de rosa. Al hacerlo agaché la cabeza y susurré: "me he pasado", pensaba que la había cagado, que me había sobrepasado... y entonces ella me besó. Nos besamos, abrazados, en la oscuridad, y con los ojos llenos de lágrimas. Su boca sabía a cielo, sus mejillas sabían a sus lágrimas. Preciosa, era preciosa, es preciosa. Recuerdo que en un momento, tras el primer beso, le dije algo muy bajito, y llorando, la besé. Seguimos besándonos hasta que nos quedamos sin aire, sin saliva. Después nos fuimos.

Lo que le dije fue: "sé que esto va a joderme el resto de mi vida". Han pasado tres años y trescientos cincuenta y seis días.

21.3.08

Viernes Santo en Sevilla

Hoy he dormido abrazado a un cojín, casi no he pronunciado una palabra en todo el día, y no lo hubiese hecho de no haber sido por la llamada de mi madre. He visto dos películas, π, el orden del caos y American Beauty. He hablado por messenger con alguien, pero muy poco tiempo. No he cocinado y no he hecho ninguna foto. Tampoco he salido a la calle.

Me siento deprimido, aunque a decir verdad tengo una ligera sensación de paz interior ya que acabo de ver la última película de las dos. Es la hora de irse a la cama. Soledad. ¡Cuánta razón tenías! Mucho más madura que yo en su momento, respondías "soledad" cuando yo respondía "oscuridad". Cómo hemos cambiado. Sí, te lo escribo a ti.

Cuando estoy mucho tiempo sin hablar con alguien me vuelvo melancólico, filósofo, más sensible. Parece como si pasase a formar parte de otro mundo, del mundo de las cosas. Las entiendo, me integro con ellas. Cuando hay más personas estamos por un lado las personas y por otro todo lo demás; pero cuando estoy yo solo es absurdo seguir manteniendo esa distinción pues las cosas sólo cuentan con una interpretación posible: la mía. Y por tanto son tan yo como yo mismo. Me encuentro en sintonía, en armonía, con la materia que me rodea. Este papel, y la tinta, están hechas, al igual que yo, de la misma materia danzante del universo.

Ahora la división que se hace más efectiva es el aquí y el allí, el adentro y el afuera. No se trata de cualidad, sino de posición. Escucho a la gente en la calle, pero sólo son un murmullo lejano. La escena es esto, es donde estoy, este universo cerrado por los muros de ladrillo. Esto soy yo en este momento, esto y mi recuerdo.

Uno no coge igual el lápiz cuando está solo a cuando está acompañado. Cuando estás solo actúas casi sin filtros, tal como eres en realidad, sólo estás tú ante tí mismo. En cambio cuando nos movemos en sociedad nuestra actitud y percepción se complejizan con infinidad de filtros, y la realidad ya no es sólo una, sino que es la suma de todas las realidades de cada persona.

Es curioso, cuando empecé a escribir esto me sentía tremendamente solo, pero ahora me siento acompañado, siento tu compañía. Gracias por estar ahí, buenas noches.

7.3.08

Viernes 7.III.08 2:40

Estoy un poco "drunk". He estado con unos amigos en el parque de Maria Luisa acompañado por la señorita Cutty; puede decirse que me ha seducido hasta el punto de estar acompañándome aquí ahora, y todavía por muchas horas. Escribo porque, de camino a casa, he estado pensando algunas cosas. Dos cosas para ser exacto.

La primera y más importante es un mensaje para M.R.H., y dice así: Sé que lees este blog, pero nunca escribes nada, sólo en el post anterior, que trataba de ti. Pues que sepas que no eres nada para mi; miento, para mi eres un recuerdo, una serie de imágenes, de la que aprendí. Pero aparte de eso no eres nada. Estoy enamorado del amor, y no de ti. A esta conclusión he llegado acompañado de Cutty, que ayuda a pensar bastante bien en los sentimientos de uno. Pues eso, que no eres nada, sólo humo. Una antigua y obsoleta posibilidad de que el amor existiese en mi vida, algo roto. Una línea en la realidad rota, que no llegó a nada, de la que aprendí mucho no en su momento sino después, cuando dejé de estar embriagado por tu perfume. Quiero que lo sepas, y quiero saberlo yo, por eso lo escribo, para recordarlo.

La otra cosa que estaba pensando por el camino es de menor importancia, relacionada con la primera y dirigida a mi: Tejada, al estar con Cutty probablemente no puedas recordar mañana ninguno de los motivos de los que te han llevado a escribir esto; pero no borres ni una coma. Es la verdad, la verdad que escondes con tu conciencia, con tu visión de la realidad. Pero detrás de esta visión, detrás de esta voluntad, está esto: no la amas; y eso te duele, porque durante muchísimo tiempo fue un pilar fundamental, fue lo único que te mantenía en pie en este mundo, aunque sólo fuese el hecho de pensarla, y aunque no la tuvieses. Por eso te digo esto. Ella no existe, es un recuerdo, humo, nada. No pretendas recordarla porque no puedes, ya no es real.

Nadie está obligado a contestar a esto si no quiere, excepto ella, que se dará por aludida; sobretodo al ver sus iniciales otra vez publicadas en la red de redes aun después de haberme mandado a su novio por apariciones anteriores... pues eso, quiero saber si lo has leído.

Al resto de personas; o mejor dicho, al resto de entes, un beso, y buenas noches.